TRAFICO DE NIÑOS | Curriculum Vitae | Curriculum Vitae nuevo | Enlaces nuevo | Enlaces nuevo
 
TRAFICO DE NIÑOS
 
 
¿QUE ES EL TRAFICO DE NIÑOS?
Se estima que 1 a 2 millones de niños son, cada año y en diversos grados, víctimas de múltiples formas de tráfico constituyendo violaciones graves a su dignidad y a los derechos elementales que la Convención sobre los derechos del Niño de 1989 les reconoce : derecho a la identidad, a la salud, a la educación, a la protección y al desarrollo en su comunidad natural y cultural.

Este fenómeno existe en todos los países, independientemente de su desarrollo económico. En los países de origen de los niños, los países desfavorecidos, la globalización de la economía mundial, a veces combinada con situaciones de conflicto, conlleva una vulnerabilidad acrecentada de las familias, una aceleración del éxodo rural y fenómenos migratorios.

El Protocolo de las Naciones Unidas para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada transnacional (Protocolo de Palermo) define el tráfico de personas en su artículo 3 letra a) : "Por "trata de personas" se entenderá la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación."

Constituye, pues, tráfico de menores todo comportamiento que cumpla estas características cometido sobre una persona menor de 18 años.



Se empieza a detectar el tráfico de niños en su mayor parte relacionado con el turismo (para que los niños trabajen en ese sector). También se utiliza a los niños y niñas para el servicio doméstico, el transporte de drogas o el comercio sexual.

(Lima. Marzo 2004) Para Linda Cuadros, profesora del colegio San Francisco, en Ayacucho, Departamento ubicado en la sierra sur-central de Perú, lo verde no es sinónimo de vida. Hasta ahora -contó a la maestra- son muchos los niños que regresan a clase heridos, atacados por animales o con lesiones como consecuencia de una larga jornada de trabajo en las plantaciones de coca.

 
Imagen
Trata de niños, niñas y adolescentes
El tráfico de niños y niñas para la explotación sexual comercial coincide con las pautas del tráfico de mujeres para la industria del sexo y con las pautas de crecimiento del sector de comercio del sexo.

El Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente Mujeres y Niños que complementa la Convención contra La Delincuencia Organizada Transnacional así lo define:

Por "trata de personas" se entenderá la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos;

El consentimiento dado por la víctima de la trata de personas a toda forma de explotación que se tenga la intención de realizar descrita en el apartado a) del presente artículo no se tendrá en cuenta cuando se haya recurrido a cualquiera de los medios enunciados en dicho apartado;

La captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de un niño con fines de explotación se considerará "trata de personas" incluso cuando no se recurra a ninguno de los medios enunciados en el apartado a) del presente artículo;

Por "niño" se entenderá toda persona menor de 18 años.

Fuente: Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente Mujeres y Niños que complementa la Convención contra La Delincuencia Organizada Transnacional
EL TRAFICO INFANTIL EN LA MIRA

Con el fin de visibilizar el cada vez más grave problema del tráfico infantil en la zona fronteriza de Tacna y Arica, ciudades de Perú y Chile, respectivamente, las organizaciones no gubernamentales IDEIF (Perú) y Raíces (Chile) realizaron el Primer Encuentro Interfronteras para Prevenir el Tráfico de niños y de niñas.

(Mujereshoy) El problema del tráfico y trata de personas es un tema poco abordado por los distintos países de América Latina, aun cuando las cifras de esta actividad criminal aumentan año a año a nivel mundial.

Cerca de 700 mil personas son transportadas anualmente entre las fronteras para ser objeto de trabajos forzados y explotación sexual, en su mayoría mujeres y niños/as, de acuerdo a la Oficina Contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas (ONUDD).

James Shaw, asesor en asuntos del crimen organizado de la ONUDD, afirma que el crimen organizado recibe, por concepto de tráfico de personas, más de 7 millones de dólares en ganancias.

Para hacer frente a esta realidad, la Fundación Terre des hommes-Alemania impulsa en América Latina la Campaña internacional “Alto al tráfico de niños, niñas y adolescentes”.

Organizaciones de la sociedad civil de Bolivia (INFANTE), Colombia (Fundación Esperanza), Chile (ONG Raíces) y Perú (Instituto de Estudios por la Infancia y la Familia, IDEIF), realizan desde el 2001 diversas actividades para poner de relive y sensibilizar a la ciudadanía sobre este tema.

Es, en este marco, que se realizó el “Primer Encuentro Interfronteras para Prevenir el Tráfico de niños/as: Perú-Chile”. El evento se desarrolló el día 14 de marzo en la ciudad peruana de Tacna y el día 15 de marzo 2005, en la ciudad chilena de Arica.

El propósito de esta actividad era lograr la coordinación de acciones preventivas en este ámbito por parte de la sociedad civil, además de promover la participación de diversas autoridades de los dos países para iniciar conversaciones tendientes a establecer normas de cooperación y colaboración bilaterales, para hacer frente al tráfico y trata de niños, niñas y adolescentes en la zona de frontera.

Durante las dos jornadas que duró el encuentro, representantes de organizaciones internacionales, de ambos, del poder legislativo y de organismos no gubernamentales expusieron distintos aspectos del tráfico y la trata de seres humanos.

En este Primer Encuentro participaron, entre otras personas, Isa Ferreira, Directora para América Latina y el Caribe de la OIT; Ana Salvadó, Coordinadora Sub Regional sobre Tráfico y Trata de personas de Save the Children-Suecia; James Shaw, Asesor en Asuntos del Crimen Organizado de la ONUDD; Elizabeth Patiño, Viceministra de Niñez, Juventud y Tercera Edad de Bolivia; María Antonieta Saa, diputada chilena; José Alvarado de La Fuente, Director de ONG IDEIF y Coordinador América Latina de Campaña “Alto al Tráfico de Niños” y Denisse Araya, Directora de la ONG Raíces.

Tráfico y trata de seres humanos

Uno de los aspectos más complejos para enfrentar el tráfico y la trata de personas, es el de aunar criterios en la definición de dichos conceptos.

La ONUDD establece que el tráfico tiene como objetivo facilitar la entrada ilegal a un país (no obstante la existencia de fraude y/o engaño). La trata de personas, en cambio, tiene como objetivo la explotación –laboral, sexual, entre otras– a través del fraude y/o engaño (aunque la entrada al país de destino sea legal).

Ambos conceptos están presentes en dos Protocolos que complementan la Convención de Palermo y, cuyos objetivos son similares:

• La identificación y desarticulación de redes del crimen organizado.

• Tipificar las distintas formas del crimen organizado.

• Proteger a las víctimas.

• Promover la cooperación entre Estados (reconociendo que estos crímenes traspasan las fronteras).

Agentes que facilitan el tráfico y la trata de seres humanos

La pobreza, la falta de trabajo o la búsqueda de una vida mejor, son algunos de los factores que exponen a miles de personas a la posibilidad de ser traficadas. Ana Salvadó, especialista en el tema, destacó otras situaciones que favorecen el tráfico y la trata, entre las cuales se pueden mencionar las siguientes:

• El desconocimiento del fenómeno en las autoridades y en la opinión pública.

• La falta de capacitación a los operadores de frontera, que permita la identificación de las víctimas.

• La gran cantidad de puntos ciegos en las fronteras sobre los que no hay control.

• La escasez de personal para realizar patrullajes terrestres y marítimos.

• Poca o nula coordinación entre oficiales de Migración y Policías, entre otras.

Para Isa Ferreira, de la OIT, es necesario activar mecanismos para frenar el tráfico de personas, tales como incluir el tema en las políticas de protección a la infancia a través de la creación e implementación de un Plan Nacional; promulgar leyes comprensivas con las víctimas y que enfrenten, de forma eficaz, la corrupción y la impunidad; establecer acuerdos bilaterales; capacitar al funcionariado del Estado y de organizaciones no gubernamentales; incluir a las ONG en los planes para enfrentar el tráfico y la trata, entre otros.

Denisse Araya, Directora de ONG Raíces, considera que en Chile el tráfico y la trata de personas son temas emergentes que aún no son reconocidos como un problema social.

Prueba de ello es que Chile no cuenta aún con una legislación que penalice el tráfico y la trata de seres humanos o, la venta de niños/as aun cuando ya ratificó el Protocolo Facultativo de la Convención de los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños/as en la pornografía y, suscribió, desde agosto de 2002, los dos protocolos complementarios de la Convención de Palermo, actualmente en segundo trámite constitucional, sin urgencia.

Otro aspecto que muestra el poco interés que concita el tema en Chile es la falta de un registro estadístico de niños/as o personas perdidas y los insuficientes recursos destinados a las dos estructuras policiales dedicadas a la búsqueda de personas perdidas.

La ONG Raíces, en tanto sede de la Campaña “Alto al Tráfico de Niños, Niñas y Adolescentes” en Chile, ha concentrado su accionar en la sensibilización, difusión, prevención y búsqueda de mejoras legales para hacer frente al tráfico infantil en coordinación con distintas ONG que se preocupan de la infancia, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unesco), organismos gubernamentales y policías.

En el 2001, Raíces realizó el sondeo “Diagnóstico descriptivo de comercio y tráfico sexual infanto-juvenil”, trabajo que permitió identificar características y tipos de tráfico, tales como el secuestro, la esclavitud y el rapto temporal y, formas de reclutamiento, entre ellas la seducción y el engaño.

Por su parte, la diputada chilena María Antonieta Saa dio a conocer el proyecto de ley que presentó ante la Cámara de Diputados en diciembre de 2004, el cual tipifica el delito de tráfico de personas y establece normas para su prevención y más efectiva persecución criminal.

Este proyecto, que cuenta con el co-patrocinio de nueve diputados de diversas tendencias políticas, aborda los vacíos legales en esta materia, y tipifica como delitos la venta de niños/as, la trata y el tráfico de seres humanos, además de establecer normas de atención y protección para las víctimas.


 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión